Quieres seguirme?....

lunes, 6 de octubre de 2014

Mermelada de moras: una receta sencilla

Estamos en época de recolección de setas y moras.
Adoro ir a la montaña, los que me seguís y me conocéis un poco ya lo sabéis de sobra, y este fin de semana, como no podía ser de otra manera, he aprovechado los paseos al máximo.

El sábado por la tarde - noche recogí moras y me lancé a hacer una mermelada que me ha salido buenísima. Es muy sencilla de hacer y muy sana. Es bueno que conozcáis las propiedades de las moras. 


  • Debemos saber que las moras son muy ricas en vitamina C.
  • Mejoran el tránsito intestinal debido a su aporte de fibra.
  • Son de bajo contenido calórico.
  • Tienen propiedades antioxidantes, neutralizan la acción de los radicales libres.
  • Las moras están indicadas para combatir la diarrea.
  • Reducen el nivel de colesterol en sangre.
  • Ayudan a prevenir la arteriosclerosis.
  • Ayudan a mejorar la visión y previenen la degeneración de la vista.
  • Tienen propiedades diuréticas.
  • Favorecen las buenas digestiones.
  • Contribuyen a mantener un buen estado de los nervios.
  • Las moras fortifican la sangre.
  • Son buenas para combatir infecciones.
  • Reducen el riesgo de aparición de enfermedades degenerativas.
  • Aumentan las defensas frente al catarro.
  • Revitalizan la piel.
La mermelada es muy fácil de hacer.
Necesitaremos:
1 kg. de moras
500 g. de azúcar y
1 limón.


Ponemos las moras en un cazo junto con el azúcar y las dejamos macerar durante 1 hora aproximadamente. Trancurrido este tiempo, las ponemos al fuego un poco fuerte, junto con el zumo de limón, y removemos bien para que se mezclen los ingredientes.



Al empezar a cocer veréis que sale una espumita que podéis retirar con una espumadera y de vez en cuando seguis removiendo, ya a fuego lento. Así aproximadamente 1 hora.




Después hay que dejarla enfriar (densa más una vez fría) y finalmente guardarlas en unos tarros de cristal previamente esterilizados. Esto lo hacéis hirviendo los botes de cristal.

Si queréis conservarlas al vacío bastará con que las guardéis boca a bajo para que se cree el vacío y Voilà!!. Ya está!!.


¿Riquísma verdad?.